No es la primera vez que oímos que los médicos han logrado imprimir en 3D un hueso para practicar cirugía reconstructiva, pero esta vez es diferente por un detalle: el material utilizado. Científicos de la Universidad de Cantón, en China, han logrado los primeros trasplantes experimentales de hueso cuyas piezas están impresas en 3D a partir de auténtico polvo de huesos.

Hasta ahora, para reconstruir huesos se utilizaban materiales como el titanio. ¿Por qué utilizar hueso en lugar del metal? La respuesta, según estos especialistas, está en el rechazo. El hueso real tiene menos índice de rechazo biológico, por lo que resulta un material muy prometedor para este tipo de intervenciones.

Advertisement

Advertisement

El compuesto para la impresión es polvo de hueso mezclado con un adhesivo biológico. De momento, los investigadores de Cantón solo han probado con huesos de pequeños roedores y el material tiene sus limitaciones. La principal es que para que su resistencia sea óptima, las piezas no pueden superar los 15 cm de longitud.

Por otra parte, que el rechazo sea menor no significa que no haya ningún rechazo en absoluto. El equipo de científicos, liderado por Huang Wenhua, aún tiene que perfeccionar la técnica. Lo ideal sería que el hueso provenga de tejido óseo cultivado a partir de células del propio paciente, pero aún queda un poco de camino para eso. Los autortes del estudio estiman que alrededor de 5 o 6 años. [vía 3Ders]

Fotos: Universidad de Cantón

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)