Si crees que estampar un automóvil a toda velocidad contra un muro es lo peor que pueden hacer los ingenieros en pruebas de seguridad es que no has visto lo que les hacen a los helicópteros. Estas son algunas de las condiciones extremas a las que Boeing somete sus Chinook CH-47.

El CH-47 es un helicóptero de transporte para carga pesada equipado con dos rotores. Esos rotores son precisamente los protagonistas de una prueba de resonancia estructural sobre el suelo. No la pasaron.

Advertisement

Sponsored

Otra de las pruebas favoritas de los ingenieros (y muy comprensible teniendo en cuenta que son helicópteros) es su resistencia a las caídas o a los aterrizajes especialmente bruscos. En este otro vídeo se deja caer un Chinook con varios dummies dentro y es sorprendente la entereza con la que se estrella. Pese a quedar destrozado, el habitáculo resiste bastante bien.

Los Chinook son unos auténticos veteranos. Su diseño original data de los años 60. En aquel entonces era uno de los pocos helicópteros de transporte más rápidos que algunos helicópteros de ataque. Hoy es de los pocos de su época que sigue en producción después de haber sufrido múltiples modificaciones. [vía Foxtrot Alpha]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)