En 1998, Hong Kong cerró definitivamente las instalaciones del antiguo aeropuerto Kai Tak, también conocido como Hong Kong International. Lejos de demoler el edificio, el ayuntamiento de la ciudad aprovechó su proximidad al mar para convertirlo en una futurista estación de cruceros.

Recien abierta al público, la ahora estación marítima de Kai Tak puede acomodar sin problemas dos supercruceros de la clase Oásis de Royal Caribbean, auténticas ciudades flotantes con capacidad para 5.200 pasajeros y 1.200 tripulantes.

La ciudad se ha gastado mil millones de dólares en la reforma del aeropuerto y sus zonas aledañas, cuyo proyecto ha corrido a cargo del estudio de arquitectos Foster and Partners. El edificio no es sólo una estación, sino que también alberga todo tipo de comercios y espectáculos. Además es sostenible desde el punto de vista energético y recicla el agua de lluvia.

Advertisement

La alcaldía estima que el nuevo Kai Tak habrá generado 2.200 millones en ingresos y 11.000 puestos de trabajo para 2020. Indudablemente, ahora Hong Kong tiene una nueva atracción turística. [Gadling - Wiki -Image: Kai Tak Cruise Terminal]