Se puede decir que la pizza es un comida que domina en el mundo. Estés donde estés, es probable que puedas conseguir un trozo de pizza. Incluso se ha infiltrado en nuestra sociedad y nuestro ocio. Vemos pizza en el supermercado, en la televisión y en el cine.

Sin embargo, la pizza no siempre fue vista con buenos ojos o como un plato para todos. Esto cambiaría en el siglo XIX, según dice la leyenda, con la llegada de una reina a la ciudad de Nápoles.

La pizza empezó principalmente como una plato popular entre los trabajadores pobres de la ciudad, llamados los lazzaroni, en el siglo XVIII. Según el libro, “Pizza: Una Historia Global”, los trabajadores necesitaban un plato barato que se pudiera preparar en poco tiempo. Las primeras pizzas consistían de un pan plano con ingredientes como tomates, queso, aceite y anchoas. Se vendían en la calle o en restaurantes informales y se podían comer a cualquier hora. La gente solía comer pizza entre semana para ahorrar dinero y así poder comprar macarrones los domingos.

Advertisement

Advertisement

En el siglo XIX, un evento cambiaría para siempre la percepción de la pizza en la ciudad. El Rey Umberto I y la Reina Margarita visitaron Nápoles en 1889. Según la historia, se habían aburrido de la comida francesa, que era a lo estaban acostumbrados. Por lo tanto, decidieron pedirle unas pizzas al chef Raffaele Esposito de Pizzeria Brandi.

Imagen: Wikipedia

Cuando los reyes las comieron, la favorita de la reina era la que en aquel entonces se llamaba la pizza mozzarella. Estaba hecha con queso blanco, tomates rojos y albahaca. Algunos dicen que el cocinero hizo esto a propósito para que la pizza tuviera los mismos colores que la bandera de Italia (el país se había unificado ocho años antes de la visita de los reyes a Nápoles).

Desde entonces la pizza favorita de la reina fue llamada Margarita. No obstante, aunque la pizza había recibido la bendición de la nobleza, no fue conocida fuera de Nápoles hasta los años 40.

Sponsored

Hoy en día, la pizza Margarita tiene un estatus protegido en Unión Europa. Para ser considerada una pizza Margarita tradicional, tiene que tener un diámetro de al menos 35 cm, un borde elevado de 1-2 cm, tomate, albahaca y queso mozzarella auténtico, entre otras cosas. [History Channel]