Algunos de los lagos de Canadá están experimentando un fenómeno curioso a la vez que preocupante: se están gelatinizando. El origen del problema tiene que ver con la lluvia ácida y con la población de un tipo de plancton muy común en las aguas de América.

Básicamente, lo que la lluvia ácida está consiguiendo es eliminar los depósitos de calcio existentes en el lecho arenoso de los lagos y en el subsuelo. Este detalle, en apariencia ínfimo, ha hecho que desparezcan progresivamente las poblaciones de plancton que son calcio-dependientes (Daphnia) y favoreciendo así la proliferación anómala de su competidor directo, Holopedium, precisamente el plancton de tipo gelatinoso que debido a su sobreabundancia está originando todos estos problemas.

Lo grave no es que ocurra, ni las dimensiones del asunto, lo grave es que según los expertos probablemente tardemos miles de años en conseguir que los niveles de calcio vuelvan a la normalidad. De hecho ni siquiera es seguro que ocurra. Por si fuera poco, en torno al 20% de agua potable que se consume en Canadá viene de esos lagos, y el agua gelatinosa está obstruyendo las instalaciones que sirven para transportarla desde los mismos hasta las ciudades. [vía CityLab]

Advertisement

Imágenes via Ron Ingram, Ontario Ministry of the Environment / Michael Arts, Canada Centre for Inland Waters