Todas las guerras tienen sus leyenda negra. La de la invasión de Japón a China es la masacre de Nankín. Los periódicos japoneses de 1937 se hicieron eco de una historia en particular: la de dos oficiales japoneses que apostaron quien mataba antes a 100 personas con sus espadas.

Sucedía cuando las tropas japonesas se dirigían hacia la capital china de Nankín, donde más tarde perpetrarían una de las peores masacres de las que se tiene constancia. Los diarios Osaka Mainichi Shimbun y Tokyo Nichi Nichi Shimbun se hicieron eco en un tono patriótico de la apuesta entre dos oficiales que habían decido competir por ver quién asesinaba a más soldados enemigos a golpe de espada. Se trataba de los tenientes Toshiaki Mukai y Tsuyoshi Noda.

Mukai y Noda en un artículo del Tokyo Nichi Nichi Shimbun. Foto: Wikipedia

Si nos atenemos a lo que relatan los artículos de ambos periódicos en los días sucesivos, tanto Mukai como Noda no solo llegaron a las 100 víctimas, sino que las superaron. Sin haber podido determinar quien lo logró antes por separarse durante el conflicto se plantearon seguir hasta las 150 muertes.

Advertisement

Advertisement

Aunque suene raro, las espadas eran algo normal entre los oficiales del ejército en esa época. El emperador Meiji decretó el fin de los samurais en 1873, pero las espadas siguieron formando parte del arsenal de los japoneses hasta bien entrado el siglo XX. De hecho, durante el mismo año en el que tuvo lugar la infame apuesta, el ejército se dotó de un nuevo modelo de Guntō (una espada funcional inspirada en el diseño de las katanas tradicionales). Era la Shin Guntō Type-94. Solo los oficiales podían blandirlas junto a las armas de fuego convencionales. Presumiblemente fueron las armas que portaban Toshiaki Mukai y Tsuyoshi Noda para su particular y despiadada apuesta.

Espada militar Shin Guntō. Foto: 一貫斎

Del honor al deshonor

Mukai y Noda se convirtieron en una especie de leyenda en Japón, pero sus hazañas no tardaron en convertirse en infamia. Diez años después, y habiendo constancia escrita de la apuesta y de sus supuestos resultados, ambos oficiales fueron requeridos por un tribunal militar y extraditados a China, donde se les acusó de crímenes de guerra. Mukai y Noda furon condenados a muerte y ejecutados en enero de 1948.

Lo cierto es que a día de hoy no queda claro si la apuesta fue real o si realmente lograron ese macabro récord. Lo que sí está claro es que a ambos les costó su propia vida. Es muy probable que la parte en la que ambos soldados se enfrentaban a militares chinos en combate singular armados solo con sus espadas era más una exageración destinada a subir la moral de las tropas que otra cosa. Aunque no existe registro exacto de lo que pasó, se cree que la mayor parte de esas muertes fueron ejecuciones de soldados chinos y habitantes indefensos en las aldeas camino a Nanjing. En un discurso a su regreso de la guerra, el propio Noda explicaba:

Sponsored

En realidad, apenas maté a más de cuatro cinco personas en combate mano a mano. En una ocasión capturamos una trinchera enemiga y les gritamos “Ni, Lai-Lai” (Venid aquí). Los soldados chinos eran tan estúpidos que vinieron todos en tropel. Los pusimos en fila y los decapitamos uno detrás de otro. Me han elogiado por haber matado a 100 personas, pero la mayor parte fue de esta forma. Si que tuvimos esta competición, pero después me han preguntado mucho si mereció la pena. No mereció la pena.

Víctimas apiladas en el río durante la masacre de Nianjing. Foto: Moriyasu Murase, 村瀬守保

La versión de las ejecuciones de Noda coincide con lo que más tarde han declarado otros oficiales que participaron en el conflicto. En 2003, la familia de ambos militares interpuso una demanda contra los periódicos que publicaron la noticia por considerar que esta había siso completamente inventada. El tribunal dictaminó que, aunque había muchos detalles que se habían exagerado, sigue habiendo muchas ejecuciones atribuibles a ambos oficiales. Una de las espadas usadas en la masacre aún se conserva en el Museo de las Fuerzas Armadas de China en Taipei, Taiwán. [Más información Hyakunin-giri Kyōsō y Wikipedia]