No sólo los ordenadores domésticos se reinician en modo de depuración o a prueba de fallos. El ordenador de a bordo de la sonda Mars Curiosity Rover acaba de sufrir uno de estos lapsus, y la NASA ha decidido interrumpir sus operaciones hasta examinar más a fondo las causas del problema.

Según Jim Erickson, responsable del proyecto en el Laboratorio de propulsión de la NASA:

"El vehículo está seguro, estable, y es perfectamente capaz de funcionar en su estado actual, pero hemos detenido su actividad para investigar lo que parece un corto suave".

En términos de la NASA, un corto suave o soft short es "una filtración ligeramente conductiva" en contraposición a un corto duro o hard short, que es cuando dos partes conductoras de electricidad de diferente fase entran en contacto, o sea, lo que la mayor parte de mortales entendemos por cortocircuito eléctrico.

Advertisement

El corto suave no es el primero que sufre la Curiosity, pero como la energía eléctrica que alimenta la sonda ha fluctuado de los 11 voltios habituales a 4, la NASA ha decidido investigar. La buena noticia es que la Curiosity está preparada para funcionar incluso con los niveles de electricidad actuales. La mala noticia es que un corto hace a todo el sistema más vulnerable a cortos futuros, y que es probable que el fallo reduzca el rendimiento de alguno de sus componentes. [NASA]