Ocurrió en Estados Unidos y estamos seguros de que el dueño del dron ha aprendido la lección: no entrometerse en la privacidad de los vecinos a menos que sea por una buena causa. En caso contrario el drone puede sufrir las consecuencias. Por ejemplo que una señora saque su escopeta a la terraza.

Advertisement

La imagen que vemos transcurre en lo que parece la terraza trasera de un chalet en las afueras de una ciudad. La mujer sale a la terraza, probablemente alertada por el zumbido del drone, y se percata de la presencia de este. Posteriormente vemos como le lanza un par de piedras para acto seguido entrar corriendo al interior de la casa. Finalmente la mujer vuelve a salir y apunta con una escopeta al dron.

En la pieza no se aprecian disparos y tampoco podemos saber qué ocurrió después. Lo que si parece es que este tipo de situaciones con un dron sobrevolando las inmediaciones de casas particulares puede acabar en situaciones bastante desagradables, aunque esperamos que en ningún caso con un arma de por medio.

Además, en el caso de que la mujer hubiese disparado al dron se podía haber metido en un problema. Según dice la FAAindependientemente de la situación, el disparo a cualquier aeronave - incluyendo drones - representa un riesgo de seguridad significativo. Un dron golpeado por un disparo podría estrellarse, causando daños a personas o propiedades en el suelo, o podría chocar con otros objetos en el aire”. Por tanto, en Estados Unidos disparar a un dron es un delito. [YouTube]