Parte de la genialidad de Mad Max radica en una producción impecable, una banda sonora que multiplica la tensión en los momentos en los que es necesario pero, sobre todo, que la mayoría de sus escenas de acción se rodaron sin apenas efectos por ordenador. En su lugar, su usaron camiones, acróbatas y actores de verdad conduciendo por el desierto.

Este vídeo, concebido como homenaje a todo el equipo de producción que hizo posible aquellas escenas, recopila algunas de las mejores escenas de Mad Max y las muestra con la perspectiva detrás de las cámaras. Sorprende ver cómo realmente había gente en los extremos de los palos, cómo consiguieron recrear algunas de las explosiones sobre la marcha y cómo algunos de los saltos más peligrosos se realizaron con un simple arnés de seguridad.

Ya habíamos visto con anterioridad algunas de las escenas de Mad Max sin efectos especiales (el vídeo no es tan completo como este), la magia de sus planos medidos al milímetro, la historia desquiciante del hombre guitarra-lanzallamas, sus escenas eliminadas y la edición especial en blanco y negro, que es como Miller planeaba rodar originalmente la película.