Fostex es una compañía japonesa conocida por equipos de audio de alta calidad. Y por su elevadísimo precio. Un ejemplo: los auriculares Fostex TH900 cuestan ahora 1.300 $ (2.000 en su lanzamiento) o 1.490 €. ¿Cómo es posible que algo así sea ta caro? Este fascinante vídeo muestra su minucioso proceso de fabricación.

Desde la obtención de resinas en los árboles hasta la fabricación a mano de casi cada componente, el nivel de detalle en el proceso es tal que recuerda a cómo se fabricaban los productos antes de la industrialización. No deja de ser un vídeo "promocional" de la compañía, eso sí, muy al estilo japonés, pero uno que demuestra que, a veces, los productos caros y de calidad valen tanto como cuestan.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)