En algún momento alguien quiso ver una isla. Desde entonces, la Inaccesible, la Perdida, la Encubierta, la Encantada, la Non Trubada, San Bredan o como le decimos los canarios, la isla de San Borondón, ha construido su propia leyenda. Una que cuenta el relato de la octava isla canaria, la isla que se esconde.

Para hablar de San Borondón tenemos que retroceder varios siglos en el tiempo. Exactamente hasta el siglo VI, momento en el que aparece San Brandán el Navegante, uno de los grandes monjes evangelizadores irlandeses.

Brandán

Escultura del monje en la isla Samphire. Wikimedia Commons

Con Brandán pasa un poco como con la Isla de San Borondón, se dicen muchas cosas de él, muchas de las cuales son difícilmente verificables. Cuando hablamos de Brandán nos referimos a un abad irlandés que llevó a cabo tareas de evangelización en las aguas del mar del Norte.

Advertisement

El hombre era un fiel seguidor de la tradición misionera del cristianismo irlandés y formó parte de las comunidades monásticas que se lanzaron a la mar en los llamados currach (una especie de lanchas de cuero) para predicar el Evangelio a los confines de la tierra. Entre otros parajes, los libros hablan de un monje que visitó la isla de lona, las islas Feroes, Islandia e incluso Groenlandia.

Es así como llegamos hasta ese periplo legendario del monje con la llamada Tierra de Promisión. Cuenta el Navigatio Sancti Brandani que el monje conoció de la existencia de estas tierras gracias al relato de otro monje que ya había visitado el lugar. Este hombre le pide a Brandán que encuentre a su hijo. El hombre reúne a otros 14 monjes, construye una currach y se lanza a la mar.

Durante siete años Brandán cruzó los océanos encontrando islas maravillosas. Finalmente y tras atravesar un mar escondido de densas nieblas, el hombre alcanzó lo que llevaba tanto tiempo buscando, la isla del paraíso terrenal.

Sponsored

O al menos eso fue lo que pensó.

La ruta

Celebración la Isla Pez. Wikimedia Commons

Lo cierto es que el Navigatio Sancti menciona numerosas islas, pero tradicionalmente en Europa los libros e historiadores repiten una misma isla-pez, una completamente desprovista de vegetación que aparecía y desaparecía.

En aquella isla San Brandán y el resto de monjes celebraron la Pascua. Los hombres decidieron hacer una gran fiesta y encender los fuegos, y justo en ese momento, un rugido los levantó a todos de sus sitios. La isla había despertado y se mostraba tal y como era en realidad. Los monjes estaban sobre el pez gigante Jasconius.

La leyenda dice que fue Jasconius quién acabó guiando a Brandán hasta el paraíso: la Isla de San Borondón, que como el pez gigante aparece y desaparece, ocultándose a los ojos de quienes la buscan.

Localización de la isla

La isla de S.B. aparece en la latitud 50º norte. Wikimedia Commons

En realidad, la historia del mismo monje, sus viajes y la isla de San Borondón, se enlazan con relatos viajeros de la mitología irlandesa (los denominados immram) y con los relatos islámicos, que a su vez se enlazan con tradiciones helenísticas (por ejemplo Simbad el marino). A su vez, el mítico viaje acabó influyendo sobre otras tantas narraciones didundidas en Europa.

Advertisement

Advertisement

Igualmente, no faltaron desde el siglo XIII los críticos que calificaban los viajes de San Brandán como un delirio apócrifo totalmente inútil para la historia y la geografía. De hecho, la identidad de las islas visitadas por San Brandán ha sido motivo de controversias por parte de quienes sostienen la existencia de una base real subyacente en el relato legendario, frente al viaje simbólico en el que Brandán viaja en círculo durante siete años, pasando en cada uno de ellos por las mismas tres islas antes de alcanzar el séptimo año el Infierno y el Paraíso en el mismo centro del círculo.

Mapa atribuido a Toscanelli, donde la isla de San Brandán aparece como una gran isla en medio del Atlántico. Wikimedia Commons

Sea como fuere, la localización de la isla de San Borondón ya es de por sí muy imprecisa. Su posición en la cartografía varía según los planisferios medievales, aunque obviamente muchos sin pretensiones cartográficas. Estos la sitúan en el mar que rodea los continentes en el círculo exterior al orbe habitado.

De esta forma, el mapamundi de Hereford (cerca de 1300) se refería en plural a las islas de San Brandán como las Islas Afortunadas. Más próximo en el tiempo, el mapamundi de Ebstorf aludía a un Isla Perdida descubierta por el monje que nadie ha sido capaz de localizar.

Advertisement

En el planisferio de Andrea Bianco (1448), la isla de San Brandán se sitúa próxima a las Azores, con Toscanelli (1474) al sudoeste de Madeira y con Martin Behaim en el globo terráqueo construido en Núremberg, en medio del Atlántico. Finalmente, con Leonardo Torriani llegaba la proximidad de la isla a las Canarias.

Llegados al siglo XVI, tanto para el atlas de Abraham Ortelius como el de Gerardo Mercator, la isla de San Brandán aparece invariablemente por encima del paralelo 50º norte, en medio del Atlántico. Como vemos pues, un auténtico caos.

La octava isla canaria

Mapa del norte de África de 1707 según Guillermo Delisle, ampliándolo se aprecia la isla algo al oeste de Canarias. Wikimedia Commons

Si nos ceñimos a la leyenda en España, el Tratado de Alcaçovas, suscrito entre España y Portugal en 1479 con el fin de repartirse territorialmente el Atlántico que faltaba por navegar, especificaba claramente que San Borondón pertenecía al Archipiélago Canario.

Advertisement

Advertisement

Entonces sí, tenemos que hablar de Leonardo Torriani de nuevo. El hombre era el ingeniero encargado por Felipe II para fortificar las Islas Canarias a finales del siglo XVI. Torriani describe sus dimensiones y localización aportando como pruebas de su existencia los avistamientos de algunos marinos.

Su localización, según Torriani, estaría al oeste del archipiélago, a 550 kilómetros en dirección oeste-noroeste de la isla de El Hierro. Una isla de poco menos de 500 kilómetros de largo y 155 kilómetros de ancho.

Hay relatos muy antiguos que narran la aparición de la isla, de la visión por muchos testigos y de su posterior desaparición. Otros atribuyen la extraña aparición a alguna acumulación de nubes en el horizonte o a un espejismo.

Advertisement

Sea como fuere, en Canarias llegó a adquirir tal fuerza la leyenda que durante los siglos XVI, XVII y XVIII se llegaron a organizar expediciones para intentar encontrarla y conquistarla. Incluso el diario ABC llegó a llevar a portada de su periódico en 1953 y 1958 el supuesto avistamiento de la isla que desaparece.

Un leyenda que, como la gran mayoría, lo seguirá siendo hasta el día que alguien la encuentre. Algo ciertamente difícil, dado que la isla no se deja ver.