Imagen: NASA/JPL-Caltech

En 1995 descubrimos Belerofonte, el primer planeta extrasolar. 22 años más tarde, ya tenemos localizados más de 4000 exoplanetas gracias al telescopio espacial Kepler. Ahora la NASA ha anunciado el descubrimiento de otros 219 candidatos, de los cuales 10 son potencialmente habitables.

El hallazgo fue presentado este lunes en el Centro de Investigación Ames de la NASA, en California. Aunque no hay confirmación directa, los astrónomos han conseguido identificar 219 candidatos: 10 de ellos planetas rocosos, de tamaño similar a la Tierra y orbitando en la zona habitable de sus estrellas. Con este descubrimiento, nuestro catálogo de exoplanetas ha alcanzado un total de 4034 candidatos localizados con el telescopio espacial Kepler.

Los investigadores han aprovechado todos esos datos para analizar en detalle el tamaño de los exoplanetas conocidos. Encontraron que existe una división clara entre dos tipos de planetas: los rocosos con dimensiones similares a la Tierra y los gaseosos que son más pequeños que Neptuno. Por alguna razón, hay muy pocos planetas entre esos dos grupos.

Con el fin de localizar exoplanetas, Kepler mide el brillo de una estrella como si fuera su electrocardiograma: cuando un cuerpo pasa por delante de ella, las mediciones de la nave producen un pequeño pulso que los astrofísicos analizan para verificar la existencia y el tamaño del planeta, además de conocer su órbita. La próxima generación de telescopios espaciales, como el telescopio James Webb, permitirá a los astrónomos analizar más a fondo esos mundos y buscar vida extraterrestre. [NASA]