Si tuviéramos naves impulsadas mediante velas solares como Lightsail, ahora mismo estarían propulsándose a toda velocidad gracias a un nuevo agujero en la atmósfera de nuestra estrella. Las partículas que emite este descomunal abismo se mueven tres veces más rápido que el viento solar normal.

El agujero en la atmósfera del sol, también conocida como corona solar, ocupa buena parte de la mitad superior de nuestra estrella. La imagen captada por el Observatorio de Dinámicas Solares de la NASA resulra aterradora, como si un descomunal vacío se hubiera abierto en nuestro Sol. Sin embargo, el fenómeno resulta inapreciable a simple vista (por no mencionar que no es recomendable mirar directamente al Sol mucho rato. La imagen está captada en el espectro ultravioleta y lo que muestra es una zona de las capas exteriores del sol con menos material y en la que la temperatura es algo más baja. Por eso aparece tan oscura.

Primer plano de una mancha solar tomado por la sonda TRACE. Foto: Wikimedia Commons.

Aún no se sabe exactamente por qué se producen estos agujeros, conocidos también como manchas solares, pero sí que son la fuente de una intensísima activdad magnética debido a que la radiación en estos puntos escapa al espacio en vez de doblarse sobre sí misma y volver a la atmósfera solar.

Advertisement

Advertisement

En el caso de esta gigantesca mancha, la NASA calcula que sus partículas de viento solar (principalmente electrones y protones) se mueven tres veces más rápido que el viento solar normal. Su estudio es de vital importancia para determinar cómo afectan los cambios en el Sol a nuestra magnetosfera y al propio clima de la Tierra. [vía NASA]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.