Sobre la superficie de Marte hemos visto todo tipo de formaciones rocosas peculiares, pero pocas veces hay una lo bastante relevante como para que los responsables de la misión Curiosity de la NASA decidan hacer regresar al robot 46 metros para poder echar un segundo vistazo. Eso es lo que ha ocurrido con la roca que veis en la foto.

Curiosity se encontraba explorando un paso concreto en la base del Monte Sharp cuando pasó junto a esta roca curvada a la que han bautizado como Elk. La razón por la que la NASA ha decidido hacer regresar al rover está en los resultados de los datos ofrecidos por dos instrumentos: ChemCam, que es una cámara equipada con láser para medir la composición química, y Dam, que es un instrumento que mide el porcentaje de radiación atmosférica reflejada o albedo. Esta es al foto completa de la roca.

Los datos de ambos instrumentos concluyen que la composición de Elk presenta altísimos niveles de Silice (óxido de silicio) . Sin embargo, Curiosity continuó su marcha programada antes de que el equipo que dirige el robot tuviera tiempo de analizar esos datos. De ahí la decisión de dar marcha atrás. Los científicos creen que la composición de esta peculiar roca permite albergar esperanzas de hallar partículas orgánicas.

Advertisement

La misión espera poder analizar Elk con el resto de instrumentos de que dispone el robot y, quizá, realizar una perforación para conocer más datos sobre su composición. El pasado 18 de julio, el percutor del taladro de Curiosity sufrió unos pequeños cortocircuitos eléctricos. El fenómeno no ha vuelto a repetirse, así que la misión confía en poder utilizar también este instrumento. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)