Curiosity frente a uno de los agujeros causados por su láser. Imagen: NASA

El rover Curiosity, que lleva cuatro años explorando Marte bajo la atenta mirada de la NASA, acaba de dar un nuevo paso hacia la autonomía. Ahora puede pulverizar con su rayo láser el trocito de roca que elija por su cuenta. Es la primera vez que un robot adquiere una capacidad así en una misión espacial.

No hay de qué preocuparse, las posibilidades de que Matt Damon corra peligro son remotas. Curiosity ha disparado más de 350.000 pulsos láser para inspeccionar los más de 1.400 objetivos elegidos por investigadores de la NASA. El espectrómetro ChemCam concentra su rayo láser en pequeños puntos para vaporizar minerales, y estudia con su telescopio el espectro de color de los plasmas generados con cada pulso. Gracias a la información recogida, los científicos pueden identificar la composición química del terreno.

Advertisement

Advertisement

Ahora la NASA ya no tiene que seleccionar manualmente cada roca inusual o trozo extraño de suelo que vea, el robot se encargará de hacerlo por su cuenta la mayoría de las veces. Con la actualización de software, la cámara de Curiosity barrerá el paisaje en busca de buenos candidatos aunque haya perdido la conexión con la Tierra. De esta forma aumentará significativamente el número de rocas analizadas durante la misión. [NASA]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.