Se llama Adaptive Compliant Trailing Edge (ACTE) y es un nuevo tipo de ala transformable que la NASA está probando en el Centro de Investigación de Vuelo Armstrong, en Estados Unidos. A primera vista no se diferencia mucho de las alas que conocemos, pero podría ser un paso importante a la hora de construir aviones más silenciosos y con menor consumo de combustible.

El nuevo diseño afecta especialmente a los alerones que los aviones actuales utilizan para maniobrar en el aire. En lugar de los alerones convencionales, el sistema ACTE utiliza una especie de abanicos desplegables construidos en materiales flexibles que hacen que la superficie del alerón se una en una línea continua con el resto del ala.

Estas "membranas" que unen el ala con el alerón implican un considerable esfuerzo de ingeniería, pero sus beneficios son importantes. Para empezar, al no haber aristas en los alerones desplegados, el coeficiente aerodinámico mejora sensiblemente. Ello permite a un avión equipado con estas alas consumir mucho menos combustible.

Advertisement

De forma paralela, el sistema permite aumentar el tamaño de los tanques de combustible para aumentar la autonomía de la aeronave. Por último, pero no menos importante, unos alerones como estos reducirían en gran medida el estruendo de los aviones al despegar o aterrizar, con el consiguiente impacto beneficioso sobre el ecosistema y las poblaciones cercanas a aeropuertos.

Las alas ACTE se están probando en un avión Gulfstream III. Si las pruebas tienen éxito, este pequeño pero importante cambio podría incorporarse en aviones comerciales en unos pocos años. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)