La NASA nos llevará a Marte. Antes tendrán que volver a la Luna al tiempo que están inmersos en misiones no tripuladas como la de Europa. Pero para seguir adelante necesitan soltar lastre presupuestario. Eso son malas noticias para la ISS: el plan es que el sector privado ocupe su órbita.

Vamos a salirnos de la Estación Espacial Internacional tan pronto como nos sea posible” dijo William Gerstenmaier —jefe de exploración y operaciones humanas de la NASA— durante una reunión del consejo asesor de la agencia. Estados Unidos destina a la ISS un presupuesto anual de 3 mil millones de dólares, que aumentará a 4 mil millones de aquí a 2020.

Advertisement

La ISS se considera uno de los mayores logros tecnológicos y geopolíticos de la humanidad. Está financiada por la NASA y otras agencias espaciales, entre las que destacan Roscosmos, la ESA y la Agencia Espacial Canadiense. La Estación Espacial Internacional acaba de cumplir 15 años en funcionamiento y en teoría estará operativa hasta 2028. Sin embargo, su financiación sólo se ha proyectado hasta el año 2024.

Gerstenmaier explica que la NASA no puede permitirse seguir en la Estación Espacial y tener un programa de exploración que vaya más allá de la órbita baja terrestre. Por eso no trabajan en un reemplazo. El deseo de la agencia es que el sector privado ocupe su órbita en diez años.

Estamos muy interesados en abrir la órbita baja de la Tierra a los mercados terrestres, y quiero que el sector privado lo explore” comenta William Gerstenmaier. “Ya sea ocupado por el sector privado o no, la visión de la NASA es intentar salirse (de la órbita baja terrestre)”. La NASA ya consiguió abaratar los costes de la ISS pagando a empresas privadas como SpaceX y Boeing para el transporte de instrumental y víveres hasta el espacio.

Advertisement

Pero, ¿para qué querrían las empresas privadas estar en el espacio? El turismo espacial y la minería de asteroides son dos de las posibilidades más sonadas, aunque sólo la primera tiene sentido en la órbita de la Estación Espacial. “Le damos a la industria un horizonte de diez años” dijo Gerstenmaier, que no está seguro de que la industria vaya a estar lista para comercializar la órbita baja de la Tierra por entonces. “Las posibilidades de que esto suceda son bajas, pero vale la pena intentarlo”.

Al menos durante una década más, la Estación Espacial Internacional seguirá sirviendo como laboratorio de pruebas para las misiones de exploración espacial de la NASA, y como base de muchos descubrimientos prácticos para la ciencia y toda la humanidad. [vía Ars Technica]

Imagen: Andrey Armyagov / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)