Imagen: Andrey Armyagov / Shutterstock

Estados Unidos ha impuesto un plazo de diez años para abandonar la Estación Espacial Internacional y centrarse en su misión a Marte. El mejor escenario posible es transferir el control de la ISS a una empresa privada, y la NASA espera que eso ocurra en algún momento de la década del 2020.

“Nuestro deseo es entregar la estación espacial a una entidad comercial para que continúe con la investigación en la órbita baja terrestre”, explica Bill Hill, administrador adjunto de la División de Desarrollo de Sistemas de Exploración de la NASA. El objetivo de diez años encaja con los presupuestos proyectados por el gobierno actual de Estados Unidos, que terminan de financiar la ISS en el año 2024. Entretanto, la plataforma impulsará el regreso de la NASA a la Luna como paso previo a Marte.

La Estación Espacial Internacional es uno de los mayores logros tecnológicos y geopoíticos de la humanidad. Funciona como un laboratorio de pruebas para misiones de exploración espacial y experimentos científicos. Estos días instala un nuevo puerto para naves privadas, al tiempo que Boeing y SpaceX se preparan para sus primeros viajes tripulados a la órbita baja terrestre en 2017.

Advertisement

Roscosmos, la ESA y la Agencia Espacial Canadiense participan junto a la NASA en la financiación de la ISS. Sin embargo, con un presupuesto anual de 3 mil millones de dólares —que aumentará a 4 mil millones en 2020—, la estación espacial se ha convertido en un lastre financiero para Estados Unidos en su camino hacia Marte. [TechCrunch]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Sponsored