Tras una década en construcción, la capital de Hungría, Budapest, estrenó ayer su nueva línea 4 de metro. El proyecto se ha retrasado durante años por su enorme coste, acusaciones de corrupción e incompetencia y por la dudosa necesidad de semejante infraestructura. Sin embargo, pese a los problemas, la línea es una increíble obra de arquitectura, ingeniería y exquisito diseño.

La primera sección de la línea M4 tiene 7,4 kilómetros de longitud y se compone de 10 estaciones. Esta sección ha costado unos 1.500 millones de euros (2.000 millones de dólares). ¿Excesivo? Decide por ti mismo.

Fotos: Attila Nagy

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)