Foto: HBO

La séptima temporada de Juego de Tronos acaba de terminar, pero HBO ya ha puesto en marcha los motores de la serie de cara a la octava y última temporada. La productora de la serie ha comenzado por modificar los decorados exteriores de una fortaleza muy conocida: Winterfell.

La sede de la casa Stark en el mundo real es un decorado descomunal situado en MoneyGlass, Irlanda del Norte. Varias fotos tomadas por una fan de la serie muestran que los técnicos de HBO están realizando reformas muy extensas en la parte frontal del castillo. Varias secciones están sufriendo cambios, aunque de momento lo único que se ve es la estructura de madera sobre la que montan la cubierta de cartón piedra.

Winterfell (Invernalia en español) no es el único lugar icónico de la serie que está sufriendo cambios. El decorado que usan para Castle Black (la fortaleza principal de la guardia de la noche) también está en obras.

La reforma de ambos decorados ha suscitado todo tipo de especulación entre los entusiastas de la saga. Es muy probable que se tate de modificaciones para mostrar como la fortaleza de los Stark y el castillo negro se preparan para la guerra contra el ejército de no muertos (barricadas, estacas, etc). Incluso hay quien dice que ambas estructuras podrían acabar destruidas por los caminantes blancos al poco tiempo de comenzar la temporada.

Advertisement

Las escenas interiores en ambas localizaciones se ruedan en los estudios Titanic de Belfast, donde no entran las cámaras de los fans. Hasta que tengamos más datos solo podemos empezar a echar leña a la hoguera de las teorías. [vía Winter is Coming]