Imagen: Moyan Brenn / Flickr

El primer distrito de París, que alberga el Museo del Louvre, perdió un 5% de población entre 2009 y 2014. Ocurrió lo mismo con el segundo, el cuarto y el octavo; todos ellos barrios céntricos de la capital francesa. La baja tasa de natalidad tiene parte de la culpa, pero en el punto de mira está Airbnb.

“Airbnb ha sido una catástrofe para el centro de París”, dijo el alcalde del primer distrito a Le Parisien. El Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos de Francia no fue tan directo y atribuyó la disminución de la población a los menores índices de natalidad, el aumento de las muertes, el coste de vida que obliga a los jóvenes a instalarse fuera de la ciudad y, sí, el mayor número de segundas residencias para alquilar a los turistas.

Cambios en la población de París entre 2009 y 2014. Imagen: Quartz

Los apartamentos disponibles en Airbnb tienen cero habitantes de cara al censo, reducen el número de apartamentos disponibles para alquilar por largas temporadas y pueden aumentar los precios de las viviendas vecinas. París es además el segundo mercado de Airbnb por detrás de Nueva York.

Advertisement

No es de extrañar que Airbnb siga en el ojo del huracán entre hoteleros cabreados, residentes que se ven obligados a marcharse de los barrios más céntricos por la subida de precios y reguladores ejerciendo cada vez más presión para evitar que los arrendadores ofrezcan su espacio a los turistas a expensas de los residentes. En enero de 2016, las autoridades parisinas registraron apartamentos de los distritos 1 y 6 para identificar a los propietarios que alquilaban más allá del límite legal de 120 días al año, amenazando a los infractores con multas de hasta 25.000 euros.

Airbnb, por su parte, llegó a un acuerdo con el ayuntamiento de París para recaudar y remitir impuestos turísticos, lo que se tradujo en 1,17 millones de euros para las arcas públicas en el cuarto trimestre de 2015. [Quartz]