El estado de Victoria, en Australia, ha tenido que embargar todas las multas de tráfico emitidas desde el 6 de junio porque sus radares de velocidad fueron infectados por WannaCry, el ransomware que hace unas semanas mantuvo en estado de sitio a varias empresas, hospitales y universidades.

Hasta 280 cámaras quedaron expuestas después de que un trabajador de mantenimiento conectara sin saberlo una memoria USB que contenía el virus. 1643 avisos de infracción han tenido que ser invalidados y un total de 8000 multas han sido temporalmente retiradas. “Eso no significa que no vayan a ser reemitidas”, aclaró la policía de Victoria en rueda de prensa.

El malware hizo que las 280 cámaras se reiniciaran continuamente, pero no hay indicios de que causara lecturas de radar inexactas. Por eso las cámaras siguen funcionando con normalidad a la espera de que la policía revise todas las infracciones que han tenido lugar estos días. Sin embargo, no volverán a emitir una multa hasta que puedan asegurar que los sistemas funcionan correctamente, para “mantener la fe pública en el sistema”.

Advertisement

[Storyful/Yahoo News]