¿Xbox One vs PS4? No, la gran guerra de consolas será Apple vs Google

Este otoño tanto Sony como Microsoft lanzarán su nuevas consolas para el salón, la Xbox One y la PS4. La revista Edge se ha adelantado y ya ha proclamado un vencedor aunque es todavía demasiado pronto para hablar con seguridad. Pero, por mucho tira y afloja que protagonicen estas dos marcas, la próxima gran guerra del videojuego tendrá otros protagonistas. Serán Apple y Google.

Puede incluso que Samsung entre en el juego, si acelera su estrategia para el hogar tras la compra de Boxee. Pero hay algo evidente: Apple y Google están colocando ya las fichas sobre el tablero de juego y cada vez resulta más evidente que acabarán enfrentadas.

Apple ha dado pistas durante la última conferencia de desarrolladores. iOS7 incluye soporte nativo para mandos de control de juegos. Por ahora son accesorios para el iPhone, el iPad y el iPod Touch pero nada impide que en un futuro puedan usarse también con una versión de Apple TV preparada para aceptar aplicaciones de terceros y conectada a la tienda de la compañía.

Google permanece callada pero es poco probable que deje morir su estrategia de GoogleTV y expandirla hacia los juegos tiene todo el sentido del mundo. Ideas como Ouya han demostrado que hay un interés creciente por las microconsolas de salón, plataformas abiertas con bajo coste para desarrolladores. Según el Wall Street Journal una consola oficial de Google basada en Android está en camino. En la reciente conferencia de desarrolladores, GoogleIO, Google también mostró nuevas características para los desarrolladores de juegos en Android, incluido un servicio centralizado para buscar oponentes y compartir trofeos y resultados.

Ninguna de estas máquinas tendrá la calidad gráfica de PS4 o Xbox One ni estarán enfocadas a los jugadores tradicionales, pero es muy probable que sea alternativas más económicas y cuentan con la ventaja de poner las cosas muchos más fáciles a los desarrolladores independientes de juegos. En las consolas tradicionales se enfrentan a un elevado coste de licencias o la necesidad de usar equipos específicos para el desarrollo y a un canal de distribución digital todavía no muy desarrollado. En comparación la gran mayoría de los usuarios de smartphones y tabletas de Apple y Google está acostumbrada a descargar aplicaciones y tienen ya cuentas activas en la AppStore o Google Play.

La calidad de los títulos para teléfonos y tabletas, además, está aumentando con cada nueva generación y las grandes productoras de videojuegos cada vez muestran más interés en la plataforma. Para muchos hogares no sólo serán una alternativa más económica sino también mucho más versátil y aque ambas estarán integradas dentro de una enorme de oferta de contenido, como series o películas.