Imagen: Steve Petrucelli via Flickr; editado

Algunas personas no pueden ir a ningún sitio sin su bálsamo labial. El motivo es casi siempre el mismo: es que mis labios se secan mucho. Al final, la persona termina aplicando el bálsamo, que se supone mantiene a los labios hidratados, varias veces el mismo día.

¿Por qué se secan nuestros labios aunque utilicemos bálsamo labial? Además, ¿por qué sentimos que necesitamos cada vez más de este producto para mantener nuestros labios hidratados? La respuesta se encuentra en dos factores: los ingredientes del producto y nuestra propia piel.

Advertisement

Según el Dr. Joshua Zeichner, un dermatólogo y director de investigación cosmética en la Mount Sinai Medical Center, ciertos ingredientes en los bálsamos pueden causar inflamación de los labios y también una pérdida de hidratación. Esto, por lo tanto, causa que algunas personas sientan que tienen que aplicar más producto.

Por otro lado, el doctor añade que usar productos que forman una barrera para no perder la hidratación en la piel puede ser problemático. Usarlos demasiado causa que la piel se acostumbre a tener esa hidratación y que produzca menos hidratación natural. Como resultado, los labios se ponen más secos cuando no aplicas el producto. 

¿Esto significa que es malo usar el bálsamo labial? Claro que no. Es un producto que puede proporcionar alivio a nuestros pobres labios cuando más lo necesitamos. No obstante, es importante usarlo con moderación. También es importante escoger productos que no contienen ingredientes que pueden irritar la piel de los labios, como esos con fragancia, mentol, ácido salicílico o alcanfor.

Advertisement

“Úsalo cuando lo necesites y no de forma compulsiva”, afirma Zeichner. “Si los usas constantemente puede causar daño en vez de alivio”.

[Mental Floss y Real Simple]