Aktarer Zaman es un joven que hace poco más de un año fundó Skiplagged, una página web que permite encontrar vuelos sensiblemente más baratos desentrañando el complicado sistema de tarifas que usan muchas aerolíneas. El pasado mes de noviembre United Airlines y Orbitz interpusieron una demanda contra él.

El funcionamiento de Skiplagged no es ningún misterio, y es relativamente popular entre los viajeros frecuentes. Consiste en encontrar tarifas más baratas en vuelos con escala pese a que el recorrido sea más largo y desechar una parte del viaje.

Por ejemplo: Queremos ir de Nueva York a San Francisco. Resulta que un billete de Nueva York a Reno con escala en San Francisco es mucho más barato que el vuelo directo, así que simplemente lo compramos y nos bajamos en el aeropuerto de escala. No funciona sí tenemos que facturar maleta (que se entregaría en el aeropuerto de Reno) pero funciona para vuelos cortos o domésticos.

Aunque Zaman ha declarado que ya se esperaba una demanda similar, la realidad es que no hay nada ilegal con el funciomiento de Skiplagged y lo más probable es que, en un bonito ejercicio de efecto Streisand, lo que las aerolíneas consigan sea llamar la atención y que aparezcan más páginas de este tipo.

Advertisement

Las excusas de las aerolíneas es que supone aprovecharse del actual sistema de tarifas según la demanda y que quienes lo hacen están defraudando al sistema. Por otro lado, el punto de vista del consumidor es similar al argumento de quien compra una bolsa de patatas y decide dejar la mitad, mientras pagues por el producto completo ¿Qué más da lo que hagas con el resto?.

La realidad, y dejando argumentos a un lado, es que este tipo de prácticas permiten ahorrar una cantidad importante de dinero. Aunque son conocidas desde hace mucho tiempo, o bien permanecían debajo del radar o bien los viajeros frecuentes evitaban utilizarlas más de una o dos veces por año para evitar penalizaciones por parte de las aerolíneas. Más allá de que suponga defraudar al sistema o no lo que tanto Orbitz como United quieren es evitar que la práctica se popularice, precisamente porque es legal. Lo irónico es que, en el intento, parecen estar consiguiendo justo lo contrario. [Vía: Slashdot]

Imagen: Greg Kieca/Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)