Las pantallas de nuestros smartphones y tabletas han mejorado mucho, pero siguen siendo uno de los componentes que más batería consumen. Fingershadow es una idea realmente ingeniosa para ahorrar energía en pantallas OLED. Consiste en aprovechar, literalmente, la sombra que proyectan nuestros dedos sobre la pantalla.

Las pantallas OLED permiten atenuar localmente la intensidad del brillo. El problema está en cómo decidir en qué zonas reducir el brillo sin que la experiencia de uso del smartphone se haga rara o incómoda. Investigadores de la Universidad de Pittsburgh y Microsoft Research han ideado un sistema de atenuación local que se basa en la posición de nuestros dedos.

Advertisement

Cuando usamos el móvil, parte de la pantalla está tapada por nuestros propios dedos, y lo que solemos mirar es el contenido que queda por encima de nuestra extremidad. Utilizando la sensibilidad de la propia pantalla táctil y los sensores que permiten detectar la posición del dedo sin que tenga que haber contacto (como en el Samsung Galaxy S5), los investigadores han podido determinar la posición de los dedos sobre la pantalla para atenuar, en tiempo real, el brillo de las zonas que quedan por debajo.

Según el estudio, Fingershadow, permite reducir el consumo de energía de las pantallas OLED casi un 13%, con picos de ahorro de hasta un 22%, y todo sin mermar la experiencia de usuario. De momento, Fingershadow es un concepto, pero no debería ser complejo de integrar en una aplicación. [vía Microsoft Research]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)