Desde que la sonda Dawn terminó de analizar Vesta y puso rumbo a Ceres, el planeta enano tiene en vilo a la comunidad científica. La culpa la tienen unas misteriosas manchas brillantes en su superficie cuya naturaleza los astrónomos aún no han podido determinar. El misterio será resuelto pronto.

La sonda Dawn, que es la que primero fotografió las manchas al acercarse a Ceres, está llegando ya a la primera órbita científica, o sea, a la distancia óptima para cartografiar a fondo la superficie de este pequeño planeta entre Marte y Júpiter. La órbita se denomina RC3 (Rotation Characterization 3), comenzará el próximo 23 de abril, y será la primera que rodee completamente a Ceres.

Advertisement

De momento, la Dawn ya ha podido tomar nuevas fotografías de una de las manchas brillantes, esta vez a solo 22.000 kilómetros. Se trata de la Region 5, una mancha que en realidad se ha descubierto que es doble. La principal teoría sobre estos puntos es que se trata de emisiones de hielo al exterior o criovolcanes. Los últimos datos de la cámara infrarroja de Ceres, sin embargo, no avalan esta teoría. La foto a continuación ya tiene una definición de solo 2,1 kilómetros por cada pixel. Seguramente en unos días sepamos qué son las manchas brillantes. [vía NASA / JPL]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)