Los comienzos siempre son emocionantes, y más si se trata de un dispositivo científico enviado a millones de kilómetros. La sonda IRIS de la NASA, lanzada en junio de 2013, ha abierto sus "ojos" y ya nos ha regalado su primera perla: la grabación de una eyección de masa coronal con un detalle como no habíamos visto hasta ahora.

La grabación no es casual. La función de IRIS (acrónimo de Interface Region Imaging Spectrograph) es precisamente adentrarse con sus sensores en los niveles más interiores de la atmósfera solar. Las primeras imágenes de la sonda muestran una eyección en un área equivalente a cinco planetas Tierra de alto por otros siete de ancho.

Advertisement

El nivel de detalle del que es capaz IRIS es sensiblemente mayor que el de los instrumentos con los que contábamos hasta ahora y permitirá medir aspectos de las erupciones solares como su velocidad, temperatura y densidad para estudiar mejor el clima solar, y prevenir posibles tormentas solares. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)