El ojo del huracán Irma. RadarScope

Varios medios de Estados Unidos han reportado la aparición de grandes masas de pájaros sobrevolando el ojo del huracán Irma, ¿se han vuelto locas las aves? Para nada, hay una explicación sorprendente para ello. Por algo nos llevan, literalmente, siglos de ventaja.

Básicamente, las aves tienen una variedad de estrategias para hacer frente a las grandes tormentas, tales como huracanes, incluyendo entre ellas abandonar el área antes de que llegue el fenómeno, o ir directamente hacia la misma tormenta.

Advertisement

Los investigadores han descubierto en el pasado que las aves pueden escuchar los infrasonidos y son sensibles a la presión barométrica, razón por lo que saben cuando está en camino una tormenta, especialmente cuando es tan grande y poderoso como un huracán. De esta forma, muchas aves son capaces de ajustar sus comportamientos para huir de la zona antes de la llegada del fenómeno.

Sin embargo y como apuntábamos en el segundo caso (y cómo ha ocurrido con Irma), también acuden al epicentro de un huracán, rodeadas por el viento huracanado y las tormentas eléctricas, aunque sorprendentemente protegidas de ellas en el medio de la mismísima tormenta. Según explica el experto en aves, Kenn Kaufman:

Los pájaros llegan al final de la espiral del huracán y se mueven hacia el ojo del mismo. Es posible que no lo hagan de manera organizada, es más probable que se encontraran ahí afuera, con todo el viento salvaje, y cuando llegaron a la calma del ojo hicieron un esfuerzo por permanecer allí y viajar con él en lugar de luchar contra el viento nuevamente.

Cuando la tormenta llega a la tierra, algunas aves pueden comenzar a luchar contra los vientos. Otras pueden adentrarse en el ojo del huracán y viajar hasta que termine. La mayoría de las aves marinas, si no están demasiado debilitadas por haber volado durante tanto tiempo sin comida, probablemente encontraran su camino de regreso a la costa rápidamente. Tienen grandes dotes para guiarse.

Según el meteorólogo Chad Myers de la CNN, estas aves pueden haber volado durante cientos de kilómetros en busca de un clima más tranquilo. Las bandadas de aves probablemente permanecerán dentro del ojo de Irma hasta que el huracán se disipe y puedan aterrizar con seguridad en una zona nueva. [Mashable, Forbes]