La tecnología que ha ayudado a capturar al sospechoso de Boston

El segundo sospechoso del atentado de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, de 19 años, ha sido capturado con vida tras cinco días de miedo e incertidumbre en la ciudad. Mientras todo el crédito de la captura debe ir para los efectivos involucrados en la gran operación y despliegue policial, en esta ocasión la tecnología también ha jugado un papel fundamental. Aquí te contamos algunos detalles.

Un smartphone

La tecnología que ha ayudado a capturar al sospechoso de Boston

Justo después del atentado en el maratón de Boston, David Green sacó su smartphone y tomó una foto del lugar de la explosión, el humo y el caos alrededor. Luego guardo el móvil y comenzó a ayudar a las víctimas. Hacer una foto de lo que ves alrededor, sea un desastre que acaba de ocurrir o un bonito paisaje, es ya casi en un instinto para muchas personas.

Lo que Green no sabía es que su foto se convirtió en la más nítida imagen de un joven de 19 años, Dzhokhar Tsarnaev, el segundo sospechoso del atentado. En la imagen se puede ver a Tsarnaev alejándose tranquilamente de la explosión con su inconfundible gorra blanca. Además, la instantánea de Green retrató a Tsarnaev sin la mochila que llevaba minutos antes, tal y como fue capturado por las cámaras de vigilancia. La mochila es la que supuestamente guardaba una de las bombas.

Cámaras de vigilancia

La tecnología que ha ayudado a capturar al sospechoso de Boston

Para comenzar la operación de captura de los sospechosos del atentado, el FBI reunió todas las fotos y vídeos posibles de la escena del crimen. Como suele ocurrir, la mejor información vino de las cámaras de vigilancia de la calle. Específicamente, de las situadas fuera de la tienda Lord & Taylor justo en frente de donde ocurrió la segunda explosión.

Esa cámara grabó a Tsarnaev dejando su mochila en el lugar de la segunda explosión y alejándose de la zona. Las imágenes permitieron al FBI publicar fotos de los dos sospechosos que, al final, ayudaron a identificar quiénes eran.

Cámaras infrarrojas

La tecnología que ha ayudado a capturar al sospechoso de Boston

Después de que se levantara la orden de permanecer en casa a los ciudadanos de Watertown (localidad cercana a Boston), un hombre sin identificar salió de su hogar. Vio entonces que la pequeña embarcación que guardaba en el patio de su casa estaba llena de sangre y que un individuo ensangrentado se escondía dentro bajo la funda del bote. Para confirmar que aquel hombre podía ser uno de los sospechosos, la policía desplegó un helicóptero equipado con una cámara infrarroja conocida como FLIR (forward-looking infraredcamera).

Las cámaras FLIR funcionan con sensores que detectan la radiación infrarroja, como la causada por una fuente de calor, en este caso, la producida por un cuerpo humano. Además, estas cámaras ahora pueden captar imágenes incluso a través del humo, niebla y otras barreras, como la funda de un barco.

Granadas cegadoras

La tecnología que ha ayudado a capturar al sospechoso de Boston

Cuando la policía se posicionó alrededor del bote en el que se escondía Tsarnaev, no estaba claro si iba armado. Para desorientarlo antes de proceder a una confrontación y posterior arresto, utilizaron unas granadas especiales conocidas como cegadoras o aturdidoras (flashbang, en inglés), que producen un fuerte sonido y una luz cegadora muy brillante.

Las granadas aturdidoras se han utilizado en operaciones militares desde 1960. No causan heridas importantes pero sí ciegan a una persona durante al menos cinco segundos y le producen una pérdida temporal de la audición y el equilibrio. Se ha informado de que se produjo un pequeño fuego en el bote tras lanzar las granadas cegadoras, algo totalmente posible dado el calor que desprenden este tipo de artefactos.

Fotos: Wiki Commons 1, 2, Shutterstock, AP