El B-52 Stratofortress es un bombardero pesado que entró en servicio en 1955, pero su diseño era tan avanzado para la época que aún hoy se sigue utilizando. En sus entrañas cabe la formidable cantidad de 32.000 kilos en armas, un arsenal escalofriante que Smithsonian repasa en vídeo.

En los cerca de 25 metros que mide cada ala de esta bestia del aire caben nueve armas, generalmente bombas pesadas, bombas inteligentes guiadas por láser o misiles, pero el grueso de su potencia de destrucción está en su vientre. En el interior del fuselaje, un sistema giratorio ofrece soporte hasta 27 proyectiles como los de las alas o nueve cabezas nucleares.

Advertisement

Progresivamente, este arsenal ha ido dando paso a una serie de modificaciones que han convertido al B-52 en una plataforma de armamento electrónico no menos formidable. [vía Smithsonian Channel]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.