Foto: Africa Studio / Shutterstock.

Un hombre vendió una reliquia de más de 3.000 años de antigüedad a otro coleccionista en China, la cual estaba valorada en unos 985.000 dólares. Tras completar la transacción decidió enviársela por correo en una caja de cartón, lo cual evidentemente terminó siendo una terrible idea.

El hombre, a quien los medios locales han bautizado simplemente como Tan para mantener su identidad en el anonimato, era el propietario de un tarro de bronce de más de 3.000 años de antigüedad, el cual data del período Zhou en China. Una reliquia que había pasado de generación en generación a través de varias familias, como lo comprobaba su certificado oficial de originalidad.

Imagen: QQ / WeChat.

Después de venderla por una suma cercana al millón de dólares, el hombre decidió que la mejor forma de enviarla de un extremo del país al otro era envolviéndola en plástico de burbujas para embalaje y meterla en una caja de cartón. Aparentemente, Tan solo estaba dispuesto a pagar los 130 dólares que costaba el envío por correo expreso.

Esto fue lo que recibió la persona que había comprado la reliquia:

Imagen: QQ / WeChat.

La buena noticia es que el envío había sido asegurado, la mala noticia es que la compañía solo está dispuesta a pagar 4.300 dólares y no hay forma legal de obligarlos a reconocer el precio de la reliquia y compensar a su propietario.

Advertisement

No sabemos quién, pero alguien perderá más de 980.000 dólares en esta transacción. Lo más lógico sería que fuera Tan, después de todo, a él fue a quien se le ocurrió la brillante idea de enviar por correo un objeto tan costoso y delicado. ¿Acaso no ha visto cómo tratan los paquetes? [QQ / WeChat vía Mashable]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.