La Unión Europea se ha pronunciado hoy sobre el llamado derecho al olvido en Internet: la obligación o no de Google (y otros buscadores) de retirar datos personales indexados de un usuario a petición de esa misma persona. En una resolución publicada hoy, Niilo Jääskinen, Abogado General del Tribunal de Justicia de la UE, da la razón a Google: el buscador no tiene por qué borrar contenido a petición de un usuario. Se trata de un dictamen no vinculante, pero los jueces muy probablemente seguirán su recomendación.

El caso sobre el que se ha pronunciado hoy la UE enfrentaba a la Agencia de Protección de Datos española contra Google. En 2010, un ciudadano español pidió a la Agencia de Protección de Datos ayuda para retirar del buscador un anuncio sobre una subasta de inmuebles que aparecía a su nombre, derivada de unas deudas. Según el ciudadano, esas deudas ya habían sido saldadas, por lo que aparecer en el buscador lo consideraba un daño a su privacidad. La Agencia de Protección de Datos exigió a Google retirar ese contenido, pero el buscador se negó a modificar los resultados. Comenzó así un largo proceso judicial.

Hoy la UE ha declarado que "los buscadores no son responsables, en base a la Directiva de Protección de Datos, de los datos personales que aparecen en las páginas web que procesan". El dictamen de momento es solo una recomendación, la sentencia definitiva se publicará en unos meses.

Advertisement

En un comunicado, Google se ha mostrado satisfecho por el dictamen previo: "estamos contentos de ver que apoya nuestra visión de que la exigencia de los motores de búsqueda para suprimir "información legítima y legal" equivaldría a censura", señala.