La última imagen del cometa 67P es también la más espectacular. Fue tomada el 27 de noviembre a 30 kilómetros de distancia con la cámara gran angular de OSIRIS en Rosetta. En ella se pueden apreciar detalles de la estela de polvo que emite 67P. Los científicos creían que despedía grandes cantidades de materia, pero ahora saben que se trata de pequeñas estelas que emergen desde su superficie y después se combinan lejos de su núcleo. Aún siguen observando el fenómeno para saber cómo se genera y por qué. [vía ESA]