Corea del Sur es un país, cuanto menos, peculiar. El mismo que tiene como bandera los deportes electrónicos y el mismo en el que de vez en cuando surgen modas extraordinariamente peculiares. La última de ellas es pagar para ver como alguien, en su mayoría chicas guapas, disfruta de su cena.

Tiene un término y todo: Muk-Bang, que viene a decir algo así como "porno de comida" pero que de una manera no tan literal hace referencia al hecho de fotografiarse o grabarse mientras comes, un foodfie. La moda comenzó a surgir hace unos 3 años y desde entonces el ascenso ha sido imparable. Una de las streamers más populares, BJ Diva, llega a ganar hasta $9000 dólares al mes simplemente emitiendo cómo cocina sus cenas y cómo se las come después. Munchies tiene un documental (en inglés, hay subtítulos) bastante interesante sobre el tema:

Pero sin embargo, y pese a todo, la realidad es que aunque parezca una locura el fenómeno lleva ya un tiempo consolidándose en Corea y no tiene visos de acabar pronto. De entrada puede parecer una extravagancia, un ítem más que añadir a la larga lista de "Cosas sin sentido que hacen en Asia" pero la realidad es que es un fenómeno que se está empezando a repuntar tímidamente y en otros ámbitos, más allá del país.

Advertisement

El mejor ejemplo es Twitch, un spin-off de Justin.tv con un ascenso tan meteórico que Amazon lo ha comprado hace poco por casi 1000 millones de dólares. En el caso de Twitch está dedicado a videojuegos, pero los patrones son muy similares. La mayoría de ocasiones no tiene más espectadores quien mejor cocina o quien mejor "come" delante de una cámara, sino quien mejor entretiene. Como apuntaban hace un tiempo en Found My Seoul, el fenómeno radica, en el fondo, en chicas guapas y sexy entreteniendo a otros. Sin más.

El modelo de negocio es muy similar al de Twitch, o bien suscripciones (los espectadores pagan una cuota mensual directamente al streamer), o bien por publicidad (que se muestra antes de cada emisión y donde la plataforma les paga un porcentaje). En el caso de este último, algunos jugadores de League of Legends ingresan en torno a $20.000 y $40.000 dólares al mes.

Siguiendo con Twitch hace un mes, la compañía habilitó una sección más allá de los videojuegos para que los usuarios puedan emitir música en vivo con un éxito similar. Algunos DJs como Deadmau5 ya han hecho uso del mismo. La variable en la ecuación parece ser, por tanto, que hay mucha gente dispuesta a pagar a otra por ver a otros compartir sus aficiones, aunque sea algo tan absurdo (y al mismo tiempo tan cotidiano) como comer.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)