Imagen: Andre Penner / AP Photo

La Unión Europea se ha puesto seria con la privacidad de los ciudadanos en Internet. Su ejecutivo, la Comisión Europea, ha presentado este martes una propuesta que obligará a cambiar los términos de privacidad de servicios de mensajería y correo electrónico como WhatsApp, Messenger y Gmail.

Advertisement

Las nuevas reglas garantizan la confidencialidad de las comunicaciones en Internet y exigen a empresas como Facebook y Google el consentimiento del usuario para todo lo relacionado con su privacidad; hasta para enviarles mensajes de publicidad tipo spam. En general son las mismas reglas que ya aplicaban a las operadoras de telecomunicaciones, pero ahora aplicadas a los servicios over the top (OTT) como iMessage o Skype:

  • Todas las comunicaciones electrónicas deberán ser confidenciales: Almacenar mensajes de texto o correos electrónicos, así como grabar llamadas de voz, no estará permitido sin el consentimiento del usuario.
  • La confidencialidad de lo que hace el usuario en la web o el contenido de sus dispositivos estará garantizada: Se requerirá su consentimiento para acceder a la información de su terminal. También será el usuario quien otorgue permiso a las webs para usar cookies que accedan a la información almacenada en su ordenador o que rastreen su comportamiento en Internet. No será necesario dar el consentimiento para cookies que no sean intrusivas con la privacidad, como las que recuerdan el historial del carrito de compra o rellenan formularios automáticamente.
  • Hará falta el consentimiento del usuario para procesar el contenido y los metadatos de sus comunicaciones: La privacidad del usuario estará garantizada tanto para el contenido de la comunicación como para los metadatos (a quién llamó, cuánto tiempo duró la llamada, cuál es su ubicación, qué sitios web visitó...). Los metadatos deberán suprimirse o hacerse anónimos si los usuarios no dan su consentimiento, a menos que estos sean estrictamente necesarios para fines de facturación.
  • El spam y las comunicaciones de marketing directo requieren consentimiento previo: Independientemente de la tecnología utilizada (llamadas automatizadas, SMS o correo electrónico), los usuarios deben dar su consentimiento antes de que se les envíe una comunicación comercial no solicitada. En el caso de las llamadas, los anunciantes tendrán que mostrar su número de teléfono en lugar de ocultarlo o utilizar un número de prefijo especial que indique que es una llamada de marketing.

La propuesta deberá ser aprobada por el Parlamento Europeo y los Estados miembros antes de convertirse en ley. Las compañías que incumplan esa ley podrían enfrentarse a multas de hasta el 4% de su facturación global, de acuerdo con la ley de protección de datos que entrará en vigor en 2018.

Advertisement

[Comisión Europea vía Reuters]