La vacuna contra la heroína, por extraña que suene la expresión, existe y ya ha sido probada con éxito en ratones. Sus creadores del Departamento de Neurobiología de los desórdenes adictivos en el Instituto de investigación Scripps, en Estados Unidos, ya están listos para testearla en humanos y buscan financiación.

El compuesto químico desarrollado en Scripps funciona como una vacuna contra organismos biológicos, pero a nivel químico, de ahí que haya recibido el nombre de vacuna catalítica. El compuesto hace que el organismo aprenda a generar anticuerpos que atacan y destruyen los compuestos químicos de la droga pero no otros opiáceos utilizados, por ejemplo, en fármacos contra el dolor.

Advertisement

La vacuna, eso sí, no está pensada para ser una solución única a la heroína, ya que no elimina el componente psicológico o social de la adicción a esta droga. Sin embargo, elimina completamente los efectos narcóticos y la adicción fisiológica a este compuesto opiáceo.

Aunque su consumo ha decrecido desde los 80, la heroína es una de las drogas más agresivas con la salud de quien la consume. Si ha sido elegida en primer lugar por los investigadores de Scripps ha sido por ser una de las más complicadas de 'cazar' una vez entra en el organismo, al descomponerse en moléculas más pequeñas. En la agenda del centro está desarrollar vacunas catalíticas similares contra otras sustancias adictivas como la cocaína o la nicotina [Scripps Vía UT San Diego].

Foto: AP Images