WWII. AP

Es posible que hayas escuchado en alguna ocasión la historia. Henry Tandey se convirtió en el soldado británico más condecorado de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, su valentía quedó eclipsada por las acusaciones de que había salvado la vida de Hitler en 1918. ¿De verdad fue así?

Ambos eventos estaban separados por dos décadas. El 28 de septiembre de 1918, Tandey ganó la Victoria Crosspor su valentía e iniciativa” en la batalla de Ypres. Veinte años después, se dice que Hitler plantó las semillas de la leyenda durante una visita al Fuhrer del primer ministro británico, Neville Chamberlain, en un intento por conseguir la paz.

La versión donde Tandey le perdona la vida a Hitler

Tandeo. Wikimedia Commons

Al parecer, Tandey, como muchos de sus compañeros soldados, era reconocido por templar la justicia con la misericordia, negándose a matar a sangre fría a hombres desarmados y heridos. El líder del Tercer Reich afirmó que Henry le salvó la vida en un escenario similar.

Advertisement

En aquella visita a Alemania, Chamberlain observó un cuadro en la pared del estudio de Hitler que representaba una escena de una batalla de Menin en 1914. El soldado en primer plano era Tandey llevando a un compañero sobre sus hombros. Hitler le dijo al primer ministro británico que aquel tipo le había apuntado con una pistola pero le había perdonado la vida. Según dijo:

Ese hombre estuvo tan cerca de matarme que pensé que nunca volvería a ver a Alemania. La providencia me salvó de un fuego certero por parte de los soldados ingleses.

La Armada británica en la Primera Guerra Mundial. Wikimedia Commons

El museo de Green Howards, el regimiento de Tandey que encargó la pintura en 1923 al artista de guerra italiano Fortunino Matania, confirmó que existía una copia colgada en el retiro bávaro de Hitler. De hecho, el museo tiene en su poder una carta de agradecimiento al artista del ayudante de Hitler, el capitán Fritz Weidemann:

El Führer está naturalmente muy interesado en cosas relacionadas con sus propias experiencias de guerra. Obviamente le gustó cuando le mostré el cuadro.

¿Y cómo llegó esa pintura hasta Hitler? Dicen que la ruta hasta la pared de aquel salón comenzó con la figura del doctor Otto Schwend, del personal de Hitler. Schwend había recibido una postal de la pintura de un soldado británico con el que había hecho amistad en la Primera Guerra Mundial.

Advertisement

En algún momento, Hitler la vio y afirmó reconocer en ella a un soldado que conoció en 1918, aunque la pintura representaba una batalla que realmente tuvo lugar en 1914.

La versión que desmonta la teoría de Hitler (porque no hubo tal encuentro)

Encuentro entre Chamberlain y Hitler en Alemania en 1938. AP

Como cuenta David Johnson, biógrafo de Tandey, esta versión de los hechos arroja más que dudas. Para el historiador, aunque la fecha fuera exacta, habría sido poco probable que la imagen de Tandey fuera reconocible en la pintura. Para empezar, porque el soldado británico había sido herido durante la batalla de 1918, y en contraste con la pintura, habría estado “extremadamente desaliñado y cubierto de barro y sangre”.

Johnson sostiene que no había manera de que Tandey y Hitler pudieran haberse cruzado en el camino. ¿Por qué? El 17 de septiembre, la unidad de Hitler había sido trasladada a unos 80 kilómetros al norte de donde se encontraba Tandey, quien estaba en Marcoing, cerca de Cambrai, en el norte de Francia.

Si el relato que se contaba era cierto, el encuentro entre los dos hombres habría ocurrido el 28 de septiembre de 1918, pero los documentos en el Archivo Estatal de Baviera mostraban que Hitler había estado de baja entre el 25 de septiembre y el 27 de septiembre. Según el escritor:

Hitler (centro) por las calles de Munich (1938). AP

Esto significa que Hitler estaba marchándose o regresando en ese momento con su regimiento a 80 kilómetros al norte de Marcoing. No creo que Hitler se hubiera confundido. Probablemente eligió esa fecha porque sabía que Tandey se había convertido en uno de los soldados más condecorados de la guerra.

Si vas a contar que un soldado británico te ha salvado la vida, ¿quién mejor que un famoso héroe de guerra que había ganado una Victory Cross, una Medalla Militar y una Medalla a la distinción en cuestión de semanas? Con esta historia embellecía su reputación.

Además, poco después del relato ocurre otro suceso extraño. Al regresar a Gran Bretaña, se dice que Chamberlain telefoneó a Tandey para que le comunicara los detalles del intercambio que tuvo con Hitler. El soldado estaba fuera en ese momento, así que aparentemente un sobrino cogió la llamada. Según explica Johnson:

British Army WWII. Wikimedia Commons

Soy muy escéptico a esta llamada. Para empezar, Chamberlain era un hombre muy ocupado. No puedo verlo perdiendo el tiempo buscando y llamando a un soldado. Además, él envió cartas largas y detalladas a sus hermanas y mantuvo diarios, y en ninguno de ellos se mencionó el caso de Tandey. Raro, ¿no?

Pero si todos estos datos aportados por el biógrafo no eran suficientes, hay otro demoledor: British Telecom aseguró que el soldado no tenía teléfono en su casa.

Advertisement

Dio igual, y la historia persistió. Dicen que el propio Tandey reconoció que había salvado a los soldados el 28 de septiembre. El diario Coventry Herald recogía unas declaraciones suyas de 1939 donde aseguraba no recordar el encuentro con Hitler. Sin embargo, un año después, parecía dudar cuando un periodista se le acercó fuera de su casa preguntándole sobre su presunto encuentro con Hitler:

No sé, si tan sólo hubiera sabido lo que iba a hacer. 

Lo cierto es que en 1918 nadie sabía quién era Adolf Hitler. Henry Tandey no debería recordar si ese encuentro se dio o no, especialmente si tanto él como el propio Hitler estaban en dos sitios distintos. Por tanto y como asegura David Johnson, la lógica nos lleva a pensar que Tandey jamás estuvo en disposición de poder cambiar el Holocausto. [Wikipedia, History, BBC]