Alan Rickman logró algo muy difícil: ganarse la simpatía del público haciendo principalmente papeles de villano. Uno de esos papeles fue el de Hans Gruber en Die Hard (La Jungla de Cristal). En el día de su fallecimiento queremos recordarle con una escena concreta de esa película y otros 5 datos curiosos sobre su carrera.

La caída de Die Hard

Al final de La Jungla de Cristal, Hans Gruber cae del edificio Nakatomi Plaza. La escena, grabada desde arriba, muestra a Alan Rickman poniendo una genuina cara de sorpresa y susto. Lo que pocos saben es que el actor británico no estaba fingiendo. El director John McTiernan decidió dejarle caer (desde unos 8 metros) sin avisarle para dar más realismo a la escena. Funcionó a la perfección.

El confidente de J.K Rowling

El actor británico será recordado siempre como el profesor Severus Snape. Fue la propia J.K. Rowling la que le propuso para el papel. La escritora de la saga Harry Potter también le contaba a Rickman secretos sobre los próximos libros de la saga. El actor era de los pocos a los que Rowling concedía este privilegio. Otro de los actores que sonaban para interpretar a Severus era Tim Roth, pero no pudo hacer el papel.

Harry Potter truncó su carrera como director

Alan Rickman dirigió su primera película (The Winter Guest) en 1997. Sin embargo no volvió a dirigir otra (A little chaos) hasta 2014. Lo que se interpuso fue precisamente la saga Harry Potter. Cuando Rickman aceptó el papel de Snape solo había cuatro libros. El brutal éxito de la saga le obligó a seguir interpretando al profesor en años sucesivos y posponer su idea de dirigir más films.

La herramienta del escritor

Rickman era un devoto admirador del trabajo de los guionistas y a menudo decía que los actores debían de ser instrumentos al servicio del escritor con el fin de canalizar la historia a la audiencia. Probablemente eso fue lo que le granjeó su amistad con Rowling. Como director, elegía a los actores por su facilidad para asumir este papel de apoyo al guionista.

El origen de su gesto

La particular expresión del rostro de Rickman se debe en parte a un problema del habla que tuvo de pequeño. Su mandíbula era demasiado rígida y ello le impedía pronunciar las palabras con claridad. Con la edad superó el problema, pero le quedó ese particular gesto serio que lo hizo perfecto para tantos papeles. El problema en la mandíbula no ha impedido que estuviera en la lista de los 100 hombres más sexys del planeta que elaboró la revista Empire en 1995 y otra vez en 2007.

La voz de Marvin

Uno de sus papeles menos conocidos es el del androide Marvin en Hithchike’s guide to the galaxy (La guía del autoestopista galáctico) al que presta su voz. Era su segunda colaboración con el actor Warwick Davis, que era el que daba vida al robot gracias a su corta estatura. Davis y Rickman se conocían de la saga Harry Potter, en la que el actor interpretaba al profesor Flitwick.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)