The Force Awakens fue el regreso de una de las sagas de películas más míticas de la historia, Star Wars. Pero algunas de sus escenas fueron consideradas “ilógicas” o “inconsistentes” por muchos espectadores. La pelea de Finn y Kylo Ren es una de esas escenas, pero la realidad es que tiene una buena explicación.

Evidentemente no recomendamos que sigas leyendo si no has visto The Force Awakens, para evitar spoilers.

Advertisement

Advertisement

El hecho de que Finn, un Stormtrooper renegado, pudiese dar la talla en combate con sable láser a Kylo Ren, quien desde niño fue entrenado en las artes Jedi y que tiene un control impresionante de la Fuerza, es algo que hizo fruncir el ceño a más de un espectador. ¿Cómo puede ser que un ser tan irrelevante como un Stormtrooper pudiese aguantar tanto tiempo peleando contra el equivalente a un Lord Sith de los tiempos actuales?

Personalmente siempre defendí que esto tenía una razón de ser, y que estaría relacionado al daño que recibió Kylo justo después de matar a su padre, Han Solo, dado que recibió un disparo de la ballesta láser de Chewbacca que durante toda la película demostró ser extremadamente poderosa.

No obstante en un nuevo análisis, en el comparan la actitud de Kylo Ren con la de Darth Vader, demuestran que hay otra razón de trasfondo: Kylo tiene el mismo ego de su abuelo al pelear con un ser que considera inferior: juega con él.

Sponsored

Y ciertamente la comparativa tiene más que sentido. Kylo comienza simplemente peleando con una sola mano para bloquear los golpes de Finn pero raramente lo ataca, y llega un momento que su arrogancia al comenzar a asestar golpes abiertos lo hace ser herido levemente en el brazo. Es aquí cuando se toma las cosas en serio y desarma a Finn, hasta pasar su sable láser por su espalda y derrotar al Stormtrooper rebelde.

El ver las semejanzas de este combate con el de Darth Vader y Luke Skywalker en The Empire Strikes Back le da mucho más sentido. Ahora, ¿la pelea con Rey? Esa es otra historia. [vía José Jacas (Twitter)]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.