La Oficina de Investigación Naval (ONR) de la marina estadounidense acaba de mostrar un nuevo vídeo de su nuevo sistema de armamento láser (LAWs por sus siglas en inglés). Se trata de un cañón que la marina instaló este verano a bordo del navío de transporte y apoyo USS Ponce, y que lleva probando desde entonces. Hoy ha dado más detalles sobre su funcionamiento, y hay uno que destaca sobre todos los demás: el coste.

El cañón láser está pensado para interceptar y destruir pequeños objetivos aéreos o marítimos como drones, misiles enemigos o embarcaciones de asalto. Operado por un solo usuario mediante un mando de consola modificado, el equipo ha demostrado ser muy efectivo contra blancos móviles incluso en malas condiciones meteorológicas o con mala mar. Sin embargo, probablemente no sea la principal razón de su éxito.

Como apunta el Almirante Matthew L. Klunder de la ONR, disparar una vez el láser cuesta 59 céntimos de dólar en concepto de consumo eléctrico. Disparar un misil interceptor estándar como los que se utilizan para destruir este tipo de blancos cuesta en torno a 400.000 dólares. Con semejante diferencia, no es de extrañar que la marina haya anunciado su intención de dotar de estos nuevos cañones a todos los barcos de la flota a partir de 2020.

Advertisement

Después de el éxito cosechado por el prototipo del USS Ponce en sus tres meses de pruebas, el siguiente objetivo a nivel de investigación es aumentar la potencia de estos láseres. El cañón actual es de 30 kilovatios. Los próximos serán de 50, y después de 100. [ONR vía Wall Street Journal]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)