Foto: bikeriderlondon / Shutterstock.

Durante toda la vida al ir a la piscina has leído un cartel que, entre sus muchas reglas, dice “no orinar en la piscina”. Y aún así estoy seguro que la gran mayoría lo ha hecho alguna vez. Pero no debes hacerlo, y la ciencia tiene una explicación bastante lógica (y un tanto asquerosa) que te lo dejará claro.

Todo tiene que ver con la química del cuerpo humano en conjunto con los componentes que se utilizan para mantener la piscina limpia, como explican en un nuevo vídeo los miembros de la Sociedad Americana de Química. Todo el mundo sabe que para mantener limpias y lo más libre de bacterias posible a una piscina se usan algunos tipos especiales de cloro, el problema está cuando este cloro entra en contacto con el sudor humano, el sucio que tenemos sobre nuestra piel todo el tiempo y la orina.

Advertisement

Advertisement

Al entrar en contacto, se crean ciertos elementos químicos llamados “subproductos de desinfección” (DPB), los cuales pueden ocasionar esa famosa irritación en los ojos que ocurre cuando los mantenemos abiertos debajo del agua en la piscina. De hecho, los DPB incluso están relacionados con problemas como el asma, si estamos en contacto constante con ellos (lo que supone un verdadero riesgo para los atletas y nadadores olímpicos).

Aunque es inevitable que se creen estos elementos químicos debido a que el sudor y la suciedad siempre están presentes en nuestro cuerpo, más del 50% de los DPBs presentes en una piscina fueron creados gracias a la orina (o el urea que contiene) en el agua. Lo que quiere decir que evitar orinar en la piscina marca una diferencia muy importante.

Finalmente, ese famoso “olor a piscina” que todos conocemos también se produce gracias a este químico, lo que quiere decir que proviene directamente del orine y la suciedad que ha entrado en contacto con el agua. Estudios aseguran que una piscina contiene un promedio de 30 a 80 mililitros de orina por persona, por lo que la próxima vez que no aguantes las ganas por favor recuerda que es asqueroso y ve al baño a hacer tus necesidades, que para eso siempre están bastante cerca de la piscina. [vía Sociedad Americana de Química / Reactions (YouTube)]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.