Foto: Departamento de bomberos de Chattanooga en Facebook

Después de varias horas encajado en el asiento del copiloto en la misma postura sienta bien poner los pies en alto, ¿verdad? Y qué mejor idea que reposarlos un rato sobre el salpicadero. Si eres de los que practican este contorsionismo en viajes por carretera, por favor no lo hagas más.

Y no se trata de una cuestión de higiene o de modales. Se trata de no correr el riesgo de destrozarte las piernas de la manera más tonta.

Advertisement

Audra Tatum es una ciudadana de Oregon que viajaba en esa postura hace dos años cuando el vehículo familiar chocó contra otro en una intersección. La colisión se produjo de lado y a 70 kilómetros por hora, pero fue más que suficiente para que saltaran los airbags. Para empeorar las cosas, Tatum no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El airbag del asiento del copiloto hizo que el pie de Audra saliera despedido en un ángulo extraño hasta su propia cara, rompiéndole la nariz, el tobillo, y la clavícula. La fuerza de la explosión del airbag (los airbag se hinchan a una velocidad cercana a los 300 km/h) también le partió el Fémur por cuatro sitios. Actualmente Audra lleva seis tornillos y un tubo de metal implantados en la pierna. Todavía sigue en rehabilitación. Los médicos que la atendieron fueron concluyentes. Si hubiera llevado el cinturón y las piernas en su debida postura hubiera salido prácticamente indemne del choque.

El caso de Audra Tatum lo ha puesto como ejemplo la cadena estadounidense News Channel 9, pero es una recomendación que los departamentos de bomberos que atienden a las víctimas de accidentes de tráfico repiten cada año porque la costumbre de poner los pies en el salpicadero parece inofensiva con el vehículo parado o a velocidades bajas.

Advertisement

No lo es. No hace falta un impacto muy fuerte para que salten los airbags en un automóvil moderno. Basta que otro vehículo nos choque estando parados, y todo el daño en este tipo de accidentes es culpa del airbag que estalla bajo nuestros pies, no del choque en sí. La próxima vez que el copiloto se sienta cansado, para un rato a estirar las piernas. Es mucho mejor. [vía News Channel 9]