Ya hay muchos hogares que celebran las fiestas con un hermoso abeto decorado en su hogar. En muchas regiones del mundo se venden árboles naturales para esa decoración. Mantenerlos bien regados no es solo un gesto noble para con el pobre árbol. También nos puede salvar la vida

Junto a los abetos, otro de los objetos decorativos por excelencia son las velas. Desde 2012 hasta hoy, las velas han sido el origen de más de 6.500 incendios domésticos anuales que han causado 80 muertes y 650 heridos. En el ranking de objetos navideños a los que es más peligroso acercar una fuente de fuego como una vela, el primer puesto se lo lleva el árbol de Navidad.

Un árbol de navidad natural seco arde con más facilidad que el papel de periódico. En apenas cinco segundos, el volumen de las llamas ya es muy difícil de sofocar. En 30 segundos lo que tenemos entre manos es un auténtico infierno desatado.

La clave para que no arda es muy sencilla: hay que regarlo. El árbol de la izquierda se ha regado a diario. La vela no fue capaz de prenderlo. El árbol de la derecha no recibió ningún tipo de riego y por tanto arde con facilidad en cuanto le acercan una llama.

En definitiva, mucho cuidado con las velas (ante la duda, mejor velas LED) y riega el árbol si es natural. [vía U.S. Consumer Product Safety Commission]

Advertisement