Imagen: Joshua Valenzuela/UNM.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, está llena de agujeros negros de todos los tamaños. Esto podría complicar la posibilidad de realizar viajes interestelares (o saltos interestelares al estilo Star Trek) debido a que sería muy difícil calcular correctamente no caer por error en una curvatura del espacio-tiempo.

Un estudio publicado en la Royal Astronomical Society por el Profesor James Bullock de la Universidad de California, Estados Unidos, junto a su equipo, asegura haber descubierto la cantidad de agujeros negros que existen en la Vía Láctea, y el número se acerca a los cien millones, de los cuales, varios millones serían agujeros negros supermasivos.

Advertisement

Según el investigador han sido capaces de realizar este descubrimiento gracias a las observaciones de las ondas gravitatorias, detectadas por primera vez en el año 2015 por el observatorio LIGO. Según Bullock:

“La detección de las ondas gravitatorias fue un acontecimiento histórico, pero cuando nos fijamos detalladamente en los datos astrofísicos del hallazgo nos fijamos que se trataba de la unión de dos agujeros negros supermasivos. Fue en ese momento que nos preguntamos: ¿qué tan comunes son estos agujeros negros y qué tan común es que se fusionen?”

El astrofísico estima que en los próximos años detectaremos otra onda de impacto de la colisión de dos agujeros negros. Según su estudio, la galaxia cuenta con unas 100 millones de estas singularidades que podrípan complicar los viajes interesteleares basados en saltar de un punto del espacio a otro, al mejor estilo de Star Trek o Star Wars. Por supuesto, para que esto sea un problema real la humanidad primero tiene que desarrollar esa tecnología que, en teoría, nos permitiría llegar a sistemas estelares como Trappist-1 y sus planetas posiblemente no-habitables. [Royal Astronomical Society vía CNET]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.