Millones de check-ins al día permiten tomar el pulso a dos de las principales ciudades del planeta. Cuándo vamos al trabajo, cuándo a comer o simplemente cuándo y dónde tomamos una copa por la noche.