Gattaca. Imagen: Columbia Pictures

Es tan tentador como antiguo el deseo de mezclar en las pantallas de cine la ciencia ficción o la fantasía con la elegancia, el crimen áspero y la intriga. De hecho, existe toda una tradición que comenzó prácticamente desde que el cine negro estuvo de moda, y la combinación ha producido verdaderas joyas cinematográficas. ¡Estas son nuestras favoritas!

15) Nivel 13 [The Thirteenth Floor] (1999) - Josef Rusnak

Un asombroso nuevo programa de realidad virtual es capaz de transportar tu mente a 1937. Sin embargo, las cosas se salen terriblemente de control cuando el inventor de este sistema es asesinado. Entonces, el segundo al mando es acusado del crimen, y se verá obligado a “volver en el tiempo” para limpiar su nombre.

¿Qué es real y qué solo una simulación? Nadie, ni siquiera los personajes, lo saben a ciencia cierta en esta no siempre exitosa y algo floja adaptación de la novela de 1964 de Daniel F. Galouye, Simulacron-3. No obstante, debemos reconocer no solo que es visualmente impresionante, sino que tiene el mérito de ser una de las primeras ficciones en abordar la realidad virtual.

14) El beso mortal [Kiss Me Deadly] (1955) - Robert Aldrich

Aunque el escritor Mickey Spillane proporciona el material y a su detective icónico como protagonista, esta no es la típica historia de líos detectivescos. Lo que distingue a este cuento de terror de 1955, ambientado en la Guerra Fría, es su fantástico objeto del deseo: una caja que contiene una misteriosa, brillante y, obviamente, destructiva sustancia.

Advertisement

Lo que saben es que es probablemente un arma, quizás nuclear, y nadie debería asomarse para mirar aunque, por supuesto, todos quieren hacerlo. La trama del misterioso dispositivo ha influenciado numerosas películas, entre ellas clásicos como Repo Man y Pulp Fiction.

13) La mujer pantera [Cat People] (1942) - Jacques Tourneur

Una hermosa mujer, interpretada por Simone Simon, no puede acostarse con su esposo porque teme que, si lo hace, una antigua maldición la transformará en una enorme gata. La mirada del esposo deambula al ver que su mujer no puede sacudirse la sensación de que está siendo acosada… por un gato gigante.

Dirigida por Jacques Tourner —quien venía de dirigir Retorno al pasado (Out of the Past), una de las más aclamadas películas del cine negro—, La mujer pantera es muy precoz como para ser catalogada en este género, e incluso a veces se la considera una película de terror (más o menos). Sin embargo, creemos que esta tensa y escalofriante atmósfera, que se devanea entre temas sexuales y una dama (literalmente) mortal, encaja perfectamente en la lista.

12) Días extraños [Strange Days] (1995) - Kathryn Bigelow

La palabra “días” en el título de esta alude a la cercanía del nuevo milenio. Está ambientada en un los Ángeles plagado de violencia y de una nueva y peligrosa adicción: estar “enganchado” por realidad virtual a las experiencias de otros, grabadas directamente desde su corteza cerebral (casi siempre mientras está haciendo algo terrible).

Advertisement

Mientras tanto, hay un intrincado misterio que involucra el encubrimiento de un asesinato, muchas armas, una resbaladiza mujer (una que puede repartir golpes a diestro y siniestro) y un héroe que está muy lejos de ser el antipático tipo honesto.

11) Dark City (1998) - Alex Proyas

La combinación de “un mundo donde la noche nunca termina” y un hombre con amnesia que es acusado de asesinato es ejemplo de cine negro por excelencia. Sin embargo, aunque visualmente espléndida, algunas cosas se salen de las líneas del género dentro del cóctel argumental, el cual incluye poderes psíquicos que permiten moldear el tiempo y las mentes, extraños experimentos científicos y la revelación de que la ciudad se encuentra en un lugar que nadie espera.

10) Las dos caras del miedo [The Groundstar Conspiracy] (1972) - Lamont Johnson

Hannibal, de El equipo A [The A Team], interpreta al “pesado” en este maravilloso thriller basado libremente en la novela de L. P. Davies. Aunque la mayor parte de la película transcurre a plena luz del día y la trama es básicamente de acción y ciencia ficción setentera, existen notables características propias del cine negro.

Advertisement

El personaje principal, por ejemplo, sufre de amnesia—una vez más—. Además, resuena una melodía de desesperación y paranoia, así como un homenaje al clásico del cine negro, La senda tenebrosa [Dark Passage] (dos palabras: cirugía plástica, aunque aquí es utilizada para diferentes fines). Estos elementos, sin duda, la hacen merecedora de mención en esta lista.

9) Decoy (1946) - Jack Bernhard

En este modesto aunque seductor y extraño thriller de 1946, la atractiva dama Margot Shelby (interpretada por Jean Gillie) está decidida a obtener una enorme suma de dinero mal habido. Para ello, roba de la morgue de la prisión el cadáver de su novio, un gánster que es resucitado para poder guiarla hasta el lugar donde está escondida la fortuna.

Advertisement

Esa pizca de insana y extraña ciencia, sorprendentemente, funciona —hay incluso cosas más desquiciadas que ocurren, aunque del tipo más convencional, como las traiciones—. Lamentablemente, como es obvio, al final nadie gana.

8) El corazón del ángel [Angel Heart] (1987) - Alan Parker

Algunas cosas son problemáticas en El corazón del ángel, pero su argumento de nuevo cine negro es un placentero, percutido y sudoroso tazón de gumbo (una sopa popular en Luisiana).

La trama nos muestra a un investigador privado de Nueva York, interpretado por Mickey Rourke, quien viaja hacia Nueva Orleans para lo que considera es otro rutinario caso de persona desaparecida; sin embargo, la investigación termina siendo algo mucho más complicado que eso. Lo más placentero de todo es la escena en la que Robert De Niro se adueña del escenario interpretando al hombre poderoso que realmente mueve los hilos: Louis Cyphre, un arquetipo del cine negro que resulta ser un Satanás con las uñas muy bien cuidadas.

7) La ciudad de los niños perdidos [The City of Lost Children] (1995) - Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro

Jean-Pierre Jeunet (director de Alien: Resurrection y Amélie) y su codirector en Delicatessen, Marc Caro, crearon esta oscura fantasía acerca de científicos monstruosos que secuestraban niños para cosechar sus sueños. Sus imágenes memorables toman como referencia el subgénero conocido como steampunk (en el cual la tecnología a vapor es la predominante), y su trama se basa en los cuentos de hada. A pesar de todos estos elementos, la influencia del cine negro está presente, sobre todo en la cinematografía sombría, la cual contribuye para crear un tono con elementos terroríficos.

6) Minority Report (2002) - Steven Spielberg

En esta película inspirada en la obra de Philip K. Dick, Steven Spielberg nos hace seguir a un policía de Washington, interpretado por Tom Cruise, miembro de la división de Pre-Crimen, que trabaja con psíquicas llamadas “precogs”. Con esa ayuda, las fuerzas del orden son capaces de prevenir los crímenes arrestando a los futuros perpetradores antes de que el crimen ocurra. Sin embargo, las cosas se complican cuando el personaje de Cruise es acusado de “preasesinato”. La cinematografía de altos contrastes brinda un toque extra de cine negro a lo que es, obviamente, una historia futurista. El propio Spielberg ha dicho que vio específicamente películas como El sueño eterno [The Big Sleep] y El halcón maltés [The Maltese Falcon] con el fin de estar en una sintonía mental adecuada para la película.

5) Brazil (1985) - Terry Gilliam

Terry Gilliam es único para mezclar en sus películas, entre otras cosas, comedia, surrealismo, distopía y un distintivo ambiente de 1940 que, a veces, evoca abiertamente películas del cine negro. Aunque hay alguna influencia de Humphrey Bogart y El tercer hombre [The Third Man] acechando, en esta película están presentes también algunos guiños a una de las novelas más duraderas de la década: 1984, de George Orwell. En esta versión, sin embargo, encontramos sombreros y abrigos más estilizados.

4) Gattaca (1997) - Andrew Niccol

El director Andrew Niccol probablemente hubiese podido elegir cualquier estética para dar forma a este cuento sobre un futuro gobernado por la eugenesia. Sin embargo, los elegantes elementos retro y los trajes inspirados en el cine negro revisten a Gattaca de una gruesa capa de placer visual alrededor de esta historia sobre un pequeño hombre contra el sistema.

3) Alphaville [Lemmy contra Alphaville] (1965) - Jean-Luc Godard

La ciencia ficción se encuentra con el subgénero del pulp fiction en la extraña y maravillosa película de Jean-Luc Godard, que trata acerca de un agente secreto intergaláctico llamado Lummy Caution (interpretado por Eddie Constantine). Él debe atrapar al inventor de la diabólica megacomputadora que controla absolutamente todo en la ciudad. Alphaville es famosa por no tener efectos especiales; en vez de ello, Godard usó creativamente localizaciones existentes en París para darle vida a su excéntrico futuro.

2) ¿Quién engañó a Roger Rabbit? [Who Framed Roger Rabbit] (1988) - Robert Zemeckis

Un inocente chivo expiatorio, un investigador privado alcohólico que trata de ayudarlo, una despampanante artista de nightclub, un terrible villano y una siniestra conspiración que llega hasta las altas esferas. Roger Rabbit casi podría ser un clásico del cine negro, salvo por todos los colores brillantes… y, claro, los dibujos animados.

1) Blade Runner (1982) - Ridley Scott

Puede que esté ambientada en Los Ángeles de 2019, pero es un lugar tan decadente como el Los Ángeles del escritor Raymond Chandler, aunque con una pizca más de neón, para iluminar más los claroscuros estilo cine negro, aunque vistos a través del lente de Ridley Scott. Esta posee temas que con piedras de toque clásicas en el cine negro: el cinismo, la alienación y la preocupación general por mundo. Y aunque Rick Deckard —aficionado a los abrigos y, dependiendo de qué version veas, a la voz en off— es un expolicía cazador de recompensas en vez de un detective privado, hace exactamente el tipo de trabajo que haría su legendario colega Philip Marlowe (personaje de los libros de Chandler) —con la diferencia de que la femme fatale de la historia, en este caso, es una replicante—.