El próximo avión de pasajeros de la compañía Boeing será uno de los más grandes bimotores civiles que se conocen. Con capacidad para entre 350 y 400 pasajeros según la versión, el Boeing 777X tiene un pequeño problema: sus alas miden un poco más de 71 metros.

El problema es que las puertas de embarque automáticas de muchas terminales de aeropuertos del mundo están preparadas para aviones cuya envargadura máxima sea de 65 metros. Para solventar este detalle de espacio, Boeing planea hacer que la punta de las alas del Boeing 777X pueda plegarse hacia arriba después de aterrizar, ahorrando algo más de cinco metros en el proceso.

La idea de hacer alas plegables no es nueva. Boeing la patentó en 1995, solo que nunca tuvo necesidad real de llevarla a la práctica. Por otra parte, el que las alas del 777X sean tan largas también tiene su explicación. Básicamente, el incrementar la superficie de las alas hace que el avión sea más eficiente en vuelo y consuma menos preciado carburante.

Advertisement

Con todo, aún pasarán algunos años antes de que veamos las alas de los aviones doblarse de esta manera desde la ventanilla. Las compañías aéreas ya pueden reservar el 777X, pero su diseño final no estará cerrado hasta 2014. [Boeing]

Fotos: Boeing