Así de categórico se muestra Bong Wie, y algo debe de saber del tema, porque es el director del Centro de Investigación para el Desvío de Asteroides de la Universidad de Iowa. Afortunadamente, no vamos a necesitar que Bruce Willis se suba a un transbordador espacial para perforar y detonar la roca asesina. La NASA ya está trabajando en la nave que se encargará de protegernos de asteroides con malas intenciones.

El proyecto se llama Vehículo interceptor de asteroides de alta velocidad (HAIV por sus siglas en inglés) y es una nave no tripulada capaz de impactar en el asteroide en dos fases. Un primer segmento se separa del cuerpo principal de la nave para impactar en la superficie del asteroide y crear un cráter. Instantes después, el módulo principal llega al cráter y hace lo propio, detonando la carga nuclear que sea necesaria.

Advertisement

El interceptor ya ha sido probado a menor escala (y sin carga nuclear) en pequeños asteroides o en la superficie de la luna con éxito. Wie admite que el uso de armas nucleares en el espacio es polémico, pero asegura que es nuestra única opción, por el momento, en caso de detectar un asteroide en ruta de colisión con La Tierra. El plazo ideal para preparar el sistema es de un año.

El resto de propuestas aún necesitan de diez o veinte años de desarrollo para ser fiables. Además, según los estudios, La propia estructura interna de los asteroides facilita que un impacto nuclear los disgregue en fragmentos menores que se dispersen sin causar daños.

Advertisement

El proyecto está siendo ya desarrollado y tiene financiación hasta 2014. Bong Wie asegura, sin embargo, que no hay provisión de fondos más allá de esa fecha y que es complicado encontrar financiación porque no hay una ‘agencia de defensa planetaria’ que se encargue de estos casos [Space].

Foto: Touchstone Pictures (Armageddon)