Las botellas de agua se están convirtiendo en un problema ecológico en muchas ciudades como San Francisco, donde se generan tantos envases de plástico vacíos que no dan a basto a reciclarlos. Dos investigadores británicos han ideado una posible solución: beber agua de membranas biodegradables.

El invento tiene un aspecto similar a una medusa que hubiera quedado varada en la arena y se llama Ooho. Sus creadores lo definen como "una botella de agua comestible". La idea, de hecho, la han tomado de una técnica culinaria llamada esferificación, ideada por el chef Ferrán Adriá, y el equipo creativo del mítico restaurante español El Bulli.

Adriá y su equipo utilizaron gelatinas comestibles para crear una membrana que atrapara esencias líquidas de diferentes sabores en esferas. Los dos estudiantes de diseño responsables de Ooho simplemente han reforzado esa membrana con una doble capa para que sea más resistente y duradera.

Aunque se pueda comer, no parece muy higiénico meternos en la boca un envase que no sabemos con qué ha podido estar en contacto, así que los responsables de esta especie de Ameba comestible indican que también se puede beber simplemente practicando un pequeño agujero.

Advertisement

Algo nos dice que esta técnica puede acabar con derrames inesperados. Los creadores de Ooho reconocen, de hecho, que el invento aún está en plena fase de desarrollo y no está aún listo para su comercialización. Ooho no es el único proyecto en materia de envases comestibles. Una compañía llamada Wikipearl comenzará a vender unas pequeñas esferas membranosas con todo tipo de alimentos en su interior. Si tienen éxito, el futuro tendrá menos envases pero, definitivamente, será un poco más raro. [PSFK vía Fast Company]